☞ PRÓXIMA CERTIFICACIÓN INTERNACIONAL EN COACHING PERSONAL - PRÓXIMAMENTE →

Creencias que limitan el logro de objetivos y cómo tratarlas

Oct 04, 2021

Las creencias limitantes hacen de las suyas cuando la mente se convierte en nuestra mayor barrera, pensamos demasiado y le damos gran importancia a todo lo que nos bloquea e impide avanzar. 

¿Sabías que una creencia negativa puede llegar a truncar tus metas trazadas? Pues en este artículo te explicamos más a fondo para que conozcas cuáles son las creencias que limitan el logro de objetivos y cómo tratarlas.

¿Qué son las creencias limitantes y cómo reconocerlas?

Las creencias limitantes son ideas o pensamientos que se asumen como verdaderos y que interfieren en el logro de nuestras metas.

Para acceder a estas es necesario observar y analizar nuestros comportamientos, el lenguaje que empleamos, las decisiones que tomamos e incluso; ponerle mucha atención a todo aquello a lo que nos resistimos.

Cuando usamos nuestras creencias como una excusa para justificar comportamientos que no podemos evitar o aquello que no queremos enfrentar, resulta difícil identificarlas porque las estamos viendo como una solución y no como lo que realmente son, un problema.

En el proceso de Coaching esas creencias limitadoras deben ser transformadas en creencias potenciadoras. El coach es quien acompaña al cliente en este proceso de identificación de creencias que favorecen o limitan el logro de objetivos.

Es muy importante que el coach le pregunte al cliente cuál es el objetivo que más trabajo le está costando alcanzar y de esta forma facilitarle la ejecución de aquellas acciones que le ayuden a alcanzar los resultados esperados.

Clasificación de las creencias limitantes y cómo tratarlas dentro del Coaching

Según O’Connor y Lages en el libro Coaching con PNL, las creencias limitantes se clasifican en tres categorías globales: 

La primera es la POSIBILIDAD. Aquí el cliente piensa que es imposible lograr el objetivo. 

La segunda categoría es la CAPACIDAD. Es aquí donde el cliente piensa que no es capaz de lograr el objetivo. 

Por último, el MERECIMIENTO, donde el cliente piensa que no es merecedor.

Te explicamos más a detalle cada una de estas categorías y cómo tratarlas mediante un proceso de Coaching:

1.- Poder (El cliente debe creer que puede)

El primer paso para avanzar y alcanzar los logros establecidos es creerlo, el cliente debe creer que el cambio sí es posible. Cuando crees que algo es imposible de conseguir ni siquiera te preocupas por intentarlo y estas autolimitaciones se ven reflejadas desde el lenguaje que utilizas hasta la manera en la que hablas de ti mismo.

¡No puedo!, esta es una de las creencias limitadoras más paralizantes.

Cuando te cierras a las posibilidades y decides que “No puedes cambiar”, automáticamente adoptas una postura de involución en tu vida.

El cliente puede pensar que algo es imposible de lograr cuando en realidad es que solamente no sabe cómo hacerlo y esto sucede porque es muy común confundir la posibilidad con la competencia.

Como coach, esto es lo que debes hacer

Pregúntale a tu cliente lo siguiente:

“¿Qué te impide lograr tu objetivo?”

“¿Qué te impide tomar acciones?”

“¿Crees que tu objetivo es posible de lograr?”

“¿Qué posibilidades de logro puedes ver en tu objetivo?”

2.- Capacidad (El cliente debe creer que es capaz)

Es muy importante que el cliente crea que tiene la capacidad para lograr su objetivo. Cuando crees en tus habilidades eres capaz de romper cualquier resistencia que se pueda crear.

Cuando el cliente dude de sí mismo y manifieste frases como, por ejemplo:

“No creo que pueda lograrlo”

“No sé hacerlo”.

“No soy capaz de dirigir la empresa”.

Te recomendamos que, como coach, hagas lo siguiente:

  • Promuévele al cliente el empleo de una temporalidad (“todavía”, “por ahora”) al expresar esas creencias y proporciónale continuamente mensajes con la creencia opuesta.
  • Pregúntale a la persona, por ejemplo: ¿Cómo nota la frase al agregarle una temporalidad?

“No creo que pueda lograrlo…en este momento”.

Por ahora…no sé hacerlo”.

“No soy capaz de dirigir la empresa…todavía”.

  • Para impulsar al cliente a tomar acción y cambiar esas creencias limitantes es muy importante detectar y poner de manifiesto el lenguaje que está empleando.

3.- Merecimiento (El cliente debe creer que se lo merece)

Creer que no merecemos algo es otra de las creencias limitantes que comúnmente ponemos de manifiesto. 

Es muy probable que el cliente esté arrastrando este pensamiento negativo desde su infancia y que esto sea lo que defina su relación con el éxito y el esfuerzo.

Como coach, así puedes tratar el merecimiento:

  • Trabaja con tu cliente en base a que esa creencia está en los demás.
  • Hazle entender y creer que tiene los mismos derechos y es tan merecedor como otros.

Pregúntale:

“¿Quién crees que sí lo merezca?”

“¿En qué circunstancias sí te considerarías merecedor?” 

“¿Qué tiene que pasar para que creas que tienes derecho y lo mereces tanto como otros?”

En conclusión, cuando creemos que podemos, que somos capaces y que merecemos alcanzar nuestras metas, estamos dando un gran paso para superar las creencias limitantes que tanto pueden interferir en nuestros anhelados sueños. ¿Cómo tratar estas barreras más a fondo? En la Certificación en Coaching Personal descubres ese modelo que te lleva a lograrlo. 

Juan Manuel Pérez
CEO ACP Coaching Group

Close

50% Complete

Dos pasos

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.